Pequeño cuento

Quiso olvidarse de su alrededor y pensar en ella, sentirse cómoda al verse tal y como era. Cada vez trataba de enfocarse más en corregir sus errores, su silueta, su rostro, y lo que parecía había cambiado: su cabello.

No era nada superficial, era solo ese pensamiento que la hacia preocuparse: “ha pasado ya más de un mes y ni siquiera me insinúa nada, ni siquiera me besa como antes”

Tengo que explicar que cuando se es mujer esas cosas se van haciendo grandes y cuando sentís ¡te pesan!

Se limitaba a hablar de eso cuando estaban juntos, a veces creía que era solo una imaginación y todo estaba bien, pero cuando noto que las cosas que antes los encendían provocando una escena que no se posponía y terminaba siempre en el lugar donde estuvieran, ahora no eran igual, entonces sintió cómo un aguijón penetraba su estomago y de un arrebatado giro regresó al corazón

-¿qué, habré hecho la última vez que no le gusto?, no quiero que piense que no me gusto a mi, o ¿habrá sido el?

De un golpe cayó la imaginación así como ha sido siempre:

-¿que pasa que hace ya más de un mes no me tocas, no duermes con migo, no me besas igual, ni siquiera parece excitarte mi voz, como era antes? ¿Acaso ya no sientes lo mismo por mi?
-No, no puedo decirle eso, si me responde que no, que voy a contestar, que voy a decir.
-Pero si me dice que soy yo y que todo esta igual, me dará vergüenza haberle dicho eso.

Dejando de lado la imaginación y chocando con la realidad se precipito a decir:

-¿porqué hace más de un mes no me tocas, no duermes con migo, no me besas igual, ni siquiera te excita mi voz, como antes? ¿Ya no sientes lo mismo por mi?
…Un silencio los rodeo…, entonces ella por fin lo comprendió.

posted under | 6 Comments
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Followers


Recent Comments